Bienvenidos al apasionante mundo del arte en la serie «El Juego del Calamar». En esta aclamada producción surcoreana, que ha cautivado a audiencias de todo el mundo, se despliega una trama trepidante y llena de suspense en la que el arte se convierte en una pieza fundamental.

A lo largo de los emocionantes episodios, los espectadores pueden deleitarse con una amplia gama de referencias artísticas, que van desde la pintura clásica hasta las instalaciones más vanguardistas.

En este artículo, exploraremos cómo «El Juego del Calamar» logra integrar de manera magistral estas referencias en su narrativa, creando un entorno visualmente deslumbrante que aporta profundidad y significado a la trama. Adentrémonos en el fascinante universo de esta serie y descubramos cómo el arte se convierte en un personaje más de «El Juego del Calamar».

Serie El Juego del Calamar

61640fdb0de9f

Pocas personas no conocen o no han visto, hoy en día, la famosísima serie El Juego del Calamar, pero por si acaso, dejamos aquí una explicación de qué trata la serie, algunos datos interesantes y el trailer para aquellas personas que todavía no se hayan animado a ver esta inesperadamente popular serie coreana.

«El Juego del Calamar» es una serie surcoreana de suspenso y drama que ha cautivado a audiencias de todo el mundo desde su lanzamiento en septiembre de 2021. Creada por Hwang Dong-hyuk y dirigida por él mismo junto a Kim Hong-sun, la serie sigue la historia de Gi-hun, interpretado por Lee Jung-jae, un hombre desesperado que se encuentra al borde del abismo económico.

Gi-hun se ve envuelto en un misterioso y macabro juego de supervivencia donde los participantes compiten en una serie de desafiantes juegos infantiles para ganar un premio en efectivo tentador. Sin embargo, la vida de los jugadores está en juego, y solo aquellos que sobrevivan podrán salir con vida y con el dinero. La serie combina elementos de suspenso, acción y emoción, manteniendo a los espectadores en vilo en cada episodio.

La actuación estelar de Lee Jung-jae, quien da vida al protagonista Gi-hun, ha sido ampliamente elogiada por su interpretación convincente y carismática. El elenco también cuenta con otros talentosos actores, como Park Hae-soo, quien interpreta a Sang-woo, un enigmático compañero de Gi-hun en el juego, y Wi Ha-joon, en el papel de Han Ji-hun, un personaje misterioso y astuto.

La química entre los actores y la forma en que encarnan a sus personajes han sido aspectos destacados de «El Juego del Calamar», contribuyendo a su éxito y popularidad.

Un dato curioso sobre la serie es que el título «El Juego del Calamar» hace referencia a un juego tradicional infantil que se juega en Corea del Sur y en muchos otros países. La serie utiliza este juego como metáfora para explorar temas más profundos, como la lucha de clases, la desesperación humana y la codicia.

Además, la estética visual de la serie es impresionante, con una paleta de colores vibrante y escenas elaboradas que evocan un ambiente surrealista. Todo esto contribuye a crear una experiencia audiovisual cautivadora que ha resonado con el público en todo el mundo.

7 referencias al arte en El Juego del Calamar

Ahora que se acerca la segunda temporada de la famosa serie «El Juego del Calamar» es un buen momento para recordar algunas escenas de la primera temporada y, en concreto, las referencias al arte que hubo a lo largo de la serie. ¿Estás preparado? Que empiece el juego.

Referencia 1 | El grito de Edvard Munch (Episodio 1)

juego calamar 2477461

Una de las referencias artísticas más impactantes en «El Juego del Calamar» es la alusión al icónico cuadro «El grito» del pintor noruego Edvard Munch. En un momento clave de la serie, se puede apreciar cómo uno de los participantes del juego recrea el famoso gesto del cuadro de Munch.

Esta referencia visual no solo añade un toque artístico y estético a la escena, sino que también refuerza la sensación de angustia y desesperación que los personajes experimentan en ese momento crítico de la trama.

La elección de incluir «El grito» como una referencia simbólica en «El Juego del Calamar» demuestra cómo el arte puede ser utilizado para intensificar las emociones y profundizar en la experiencia del espectador. La presencia de este cuadro en «El Juego del Calamar» es una muestra más del cuidado y la atención que los creadores de la serie han puesto en la integración del arte en su narrativa.

La referencia al cuadro de Munch no solo resalta la conexión entre el mundo del arte y la ficción, sino que también invita a reflexionar sobre los sentimientos de alienación y desesperación que comparten tanto el personaje principal como la figura en el cuadro.

A través de esta alusión, «El Juego del Calamar» logra enriquecer su narrativa y proporcionar capas adicionales de significado que capturan la atención del espectador.

98

El grito de Edvard Munch

«El grito» es una de las obras más reconocidas y emblemáticas del pintor noruego Edvard Munch. Creado en 1893, este óleo sobre cartón representa una figura angustiada con la boca abierta en un grito desgarrador, mientras que el fondo muestra un paisaje surrealista y perturbador.

Considerado un ícono del expresionismo, el cuadro transmite una sensación de ansiedad y desesperación existencial, capturando la angustia emocional y el malestar humano. «El grito» ha trascendido el mundo del arte para convertirse en un símbolo universal de la angustia y la soledad, influyendo en generaciones de artistas y dejando una huella perdurable en la historia del arte.

Referencia 2 | Relatividad de M.C. Escher

juego del calamar escaleras 1634547841

«El Juego del Calamar» también nos sorprende con una referencia a la famosa obra «Relatividad» del artista neerlandés M.C. Escher. Como elemento clave de la serie, los concursantes se encuentran dentro de una sala donde las escaleras y las puertas parecen desafiar las leyes de la física y la gravedad, creando una ilusión óptica similar a la que presenta Escher en su obra maestra.

Esta referencia a «Relatividad» no solo agrega un elemento visualmente impactante a la escena, sino que también subraya la naturaleza surrealista y desconcertante de «El Juego del Calamar». Al incorporar elementos icónicos de la obra de Escher, la serie logra crear un ambiente intrigante y desorientador que refuerza la sensación de estar inmerso en un mundo extraño y perturbador.

La inclusión de la referencia a «Relatividad» en «El Juego del Calamar» demuestra una vez más cómo el arte se convierte en un recurso narrativo poderoso. Al evocar la icónica imagen de las escaleras que conducen a diferentes direcciones, la serie invita al espectador a reflexionar sobre la naturaleza ilusoria de la realidad y la complejidad de la situación en la que se encuentran los personajes.

Esta alusión a M.C. Escher añade una capa adicional de profundidad a la trama y plantea preguntas sobre la percepción y la existencia en el contexto del juego mortal en el que los participantes se encuentran atrapados.

186937@2x
Relatividad de M.C. Escher

«Relatividad» es una de las obras más icónicas del artista gráfico holandés M.C. Escher. Creada en 1953, esta litografía en blanco y negro presenta una escena arquitectónica surrealista y desconcertante, donde las escaleras y las puertas se entrelazan en diferentes ángulos y direcciones.

La ilusión óptica generada en «Relatividad» desafía la lógica espacial y juega con la percepción del espectador, creando un ambiente de confusión y enigma. Esta obra maestra de Escher es reconocida por su habilidad para explorar conceptos de la relatividad y la perspectiva, invitando al espectador a cuestionar la naturaleza de la realidad y la interacción entre las dimensiones físicas.

Referencia 3 | La Muralla Roja de Ricardo Bofill

96859

«El Juego del Calamar» nos sorprende con otra referencia artística, esta vez a la icónica arquitectura de «La Muralla Roja» diseñada por el arquitecto Ricardo Bofill. En la serie, los concursantes se encuentran en un escenario que recuerda claramente a este impresionante edificio de viviendas ubicado en la costa de Calpe, España.

La estructura única y distintiva de «La Muralla Roja», con sus formas geométricas y sus tonos rojizos, crea un ambiente inquietante y misterioso que se asemeja a la atmósfera tensa y desafiante de «El Juego del Calamar». Esta referencia arquitectónica no solo proporciona una estética visual fascinante, sino que también enfatiza la sensación de estar inmerso en un mundo distinto y opresivo.

La inclusión de la referencia a «La Muralla Roja» en «El Juego del Calamar» demuestra cómo el arte y la arquitectura pueden desempeñar un papel crucial en la construcción del ambiente y la narrativa de una serie. La elección de este edificio específico evoca una sensación de claustrofobia y encierro, al tiempo que transmite una sensación de sofisticación y estilo visual.

Esta alusión a la arquitectura singular de Ricardo Bofill agrega una dimensión adicional a la serie, invitando al espectador a explorar temas como la opresión, la alienación y la lucha por la libertad en el contexto del juego mortal en el que se encuentran los personajes de «El Juego del Calamar».

aa155be3 a39e 4398 a326 c975ff509496 16 9 discover aspect ratio default 0

La Muralla Roja de Ricardo Bofill

«La Muralla Roja» es un extraordinario edificio residencial diseñado por el arquitecto español Ricardo Bofill en la década de 1970. Ubicado en Calpe, España, este icónico complejo arquitectónico destaca por su estructura única y sus llamativos tonos rojos. Inspirado en la arquitectura mediterránea y las formas geométricas, «La Muralla Roja» se caracteriza por sus laberínticos pasillos, patios interiores y terrazas escalonadas.

La interacción entre la luz y la sombra, así como la geometría angular de sus fachadas, crean una experiencia visual impactante y surrealista. Esta obra maestra de Bofill ha sido reconocida mundialmente como un hito arquitectónico y una representación destacada del movimiento posmoderno, fusionando la estética vanguardista con la funcionalidad residencial.

Referencia 4 | La cena de Judy Chicago (Episodio 8)

calamar 2

«El Juego del Calamar» también nos sorprende con una referencia a la icónica obra de arte feminista «La cena» de Judy Chicago. En un momento clave de la serie, los participantes del juego se encuentran en una sala donde se recrea esta famosa instalación artística.

«La cena» es una representación de un banquete simbólico protagonizado exclusivamente por mujeres, con una mesa en forma de triángulo que simboliza la igualdad y la colaboración entre las participantes. La artista quería homenajear a todas esas mujeres que formaron parte de las diferentes disciplinas de la historia de la humanidad y darle visibilidad.

Esta referencia a «La cena» en «El Juego del Calamar» no solo resalta la fuerza y determinación de los participantes, tanto femeninos como masculinos en su búsqueda de la supervivencia y la victoria. Además, esta cena como agradecimiento por parte de los organizadores hacia los participantes del juego, se puede interpretar de muchas maneras.

La inclusión de la referencia a «La cena» en «El Juego del Calamar» demuestra una vez más cómo el arte puede ser utilizado como una herramienta poderosa para abordar diversos temas actuales de la sociedad. La obra de Judy Chicago es conocida por su mensaje feminista y su llamado a la igualdad de género, y su presencia en la serie agrega una capa adicional de significado a la narrativa.

Esta alusión rinde homenaje al arte feminista y a la lucha por los derechos de las mujeres. «El Juego del Calamar» aprovecha esta referencia para destacar la fortaleza y el empoderamiento de los participantes de este juego en un entorno lleno de desafíos y adversidad.

eb9db515 10b1 434d b4d7 c3e8d2772405

La Cena de Judy Chicago

«La cena» es una obra de arte icónica creada por la artista feminista Judy Chicago en 1979. Esta instalación monumental representa un banquete simbólico protagonizado exclusivamente por mujeres, con una mesa en forma de triángulo y platos decorados individualmente para cada una de las participantes. A través de «La cena», Judy Chicago buscó desafiar los estereotipos de género y destacar la contribución histórica y cultural de las mujeres.

La obra se convirtió en un hito del arte feminista y se ha exhibido en numerosos museos y galerías de todo el mundo, inspirando a generaciones de artistas y activistas en la lucha por la igualdad de género. «La cena» de Judy Chicago sigue siendo un símbolo poderoso del empoderamiento de las mujeres y una representación visual contundente de la importancia de la diversidad y la inclusión en el arte.

Referencia 5 | La fiesta de Hegel de René Magritte

squid game lee jung jae 1639403749

En «El Juego del Calamar», se presenta una intrigante referencia a «La fiesta de Hegel» de René Magritte, la cual se combina de manera interesante con otro elemento icónico del artista: la sombrilla. En una escena especialmente aclamada de la serie, los concursantes se ven desafiados a través de la entrega de dulces Dalgona, mientras que la presencia de la emblemática sombrilla de Magritte añade una carga de angustia significativa.

La fusión de estos elementos icónicos del reconocido artista belga en «El Juego del Calamar» logra crear una atmósfera envuelta en misterio y tensión. La sombrilla, símbolo recurrente en la obra de Magritte, se une a la referencia visual de «La fiesta de Hegel» para añadir capas adicionales de significado y suscitar interrogantes sobre la identidad, la ocultación y la revelación en el contexto del juego mortal que enfrentan los participantes.

La inclusión de la referencia a «La fiesta de Hegel» y la sombrilla de Magritte en «El Juego del Calamar» demuestra cómo el arte puede ser utilizado para generar una sensación de inquietud y suspense en la narrativa. La figura de la sombrilla, junto con la imagen enmascarada y enigmática de «La fiesta de Hegel», contribuye a crear un ambiente intrigante y lleno de incertidumbre.

Estos elementos visuales se entrelazan en la trama de la serie, generando un alto nivel de angustia y curiosidad en los espectadores, quienes se ven atrapados en el juego junto con los participantes de «El Juego del Calamar».

La fiesta de Hegel de René Magritte

La fiesta de Hegel 1958 mini

René Magritte era conocido por su habilidad para crear paradojas visuales al unir conceptos de manera inesperada en sus pinturas. En su obra «La fiesta de Hegel», Magritte buscó representar un vaso de agua de una manera que capturara la atención del espectador. Para lograrlo, decidió incorporar una sombrilla, generando un contraste visual inusual y creando así un efecto de oxímoron.

Este enfoque audaz otorga una fuerza visual y un sentido de contradicción a la representación del vaso de agua en la obra de Magritte.

Referencia 6 | La fiesta surrealista de la familia Rothschild (Episodio 7)

61718e0f1b5b6

En «El Juego del Calamar», se realiza un marcado guiño a la esfera artística de los años 70 a través de la referencia a «La cena surrealista de la familia Rothschild». En el episodio 7, los «VIP» que llegan a la isla donde se llevan a cabo los juegos utilizan máscaras doradas de animales para proteger su identidad, evocando así la estética y el espíritu de la famosa fotografía.

Este detalle resalta la conexión entre el arte y la trama de la serie, agregando un elemento de intriga y enigma al entorno de «El Juego del Calamar». Las máscaras doradas de animales no solo brindan un aspecto visual impactante, sino que también subrayan la dualidad y el ocultamiento de la identidad, creando una atmósfera enigmática y surrealista que refuerza la tensión y el misterio de la serie.

La referencia a «La cena surrealista de la familia Rothschild» en «El Juego del Calamar» destaca la influencia artística en la narrativa y la estética visual de la serie. Al emular los elementos icónicos de la fotografía, como las máscaras doradas de animales, se establece un vínculo entre el mundo del arte y el juego mortal en el que se ven envueltos los personajes.

Este guiño a la esfera artística de los años 70 resalta la atención al detalle por parte del escritor Dong-hyuk, y demuestra cómo el arte puede ser utilizado como una herramienta narrativa para crear un ambiente cautivador y enriquecer la experiencia del espectador en «El Juego del Calamar».

DPT7BNC4D5EDPHYZHP2DH44HVA

La fiesta surrealista de la familia Rothschild

La fiesta surrealista de la familia Rothschild, celebrada en los años 70, se convirtió en un símbolo de cómo los ricos ostentaban su poder y extravagancia a través de eventos extravagantes. Esta famosa fiesta, organizada por la prominente familia Rothschild en su mansión, desafió las convenciones sociales y presentó una mezcla surrealista de elementos artísticos, opulencia y extravagancia.

La fiesta se caracterizó por la presencia de invitados vestidos de manera exquisita, con trajes extravagantes y máscaras elaboradas, creando una atmósfera enigmática y teatral. Este evento emblemático reveló cómo los ricos de la época utilizaban fiestas como estas para mostrar su poderío y su capacidad de vivir una vida de lujo y excentricidad, consolidando su estatus social y su dominio en la alta sociedad.

 

Visita el blog de Wine Gogh donde descubrirás más contenido sobre arte, vino y mucho más. Además, en redes sociales siempre estamos compartiendo novedades y fotos de nuestras tardes en Wine Gogh.

Condiciones del seguro de cancelación

-Cancelación gratuita antes de 4 días.
-Modificación gratuita hasta 24h antes del evento
-Si se cancela durante las últimas 24h, solo se devolverá el 40% en formato cupón
-Si no se notifica, se pierde el 100%
-No hay excepciones.